Primeros Pobladores del Chaco

Región del Chaco - Argentina Prehistórica

Por el Prof. Carlos Punta
Colaboró Graciela Arbiser

REGIÓN DEL CHACO

Tobas del Chaco
Conjunto de hombres Pilagá

Territorio de tierras bajas y boscosas, su
continuidad ecológica determinó que los grupos, practicaran similares respuestas de adaptación al ecosistema del chaco.

Chaco fue una fuente de gran variedad de recursos y materias. Es la región menos estudiada y no se dispone de datos sobre tiempos y procesos de ocupación.

Existieron dos grandes familias lingüísticas: la guaycurú y la mataco-mataguayo. Los guaycurúes estaban conformados por varias tribus: mocovíes, tobas, pilagáes y abipones.

Del mismo tronco étnico que los patagónicos, compartieron fisonomía, costumbres, vestimenta y forma de vida.

Si bien se estima que la región estaba habitada desde hace por lo menos 8.000 años, fue reciente y por causas aún desconocidas su asentamiento en las márgenes de los ríos Pilcomayo y Bermejo. Los kom o tobas -frentones- eran cazadores-recolectores nómades, habitaban chozas de madera en aldeas protegidas con hileras de troncos.

Famoso hechicero Carancho Toba. Está usando un magnifico poncho tejido Pilagá
Famoso hechicero "Carancho" Toba. Está
usando un magnifico poncho tejido Pilagá

Sociedad igualitaria, poseía una cosmovisión compleja, presidida por un ser superior Qar’ot. Al grupo mataco-mataguayo, lo conformaron: matacos, chorotés, nivaklés, chulupís y mataguayos.

Pescadores y recolectores, practicaron una agricultura incipiente y una alfarería rudimentaria. Los matacos o wichís -vida plena-, de origen amazónico adquirieron su identidad en el este salteño, el oeste formoseño y en el Chaco.

Habitaron los montes y las márgenes ribereñas. Sociedad igualitaria, con aldeas formadas por un círculo de chozas sobre un patio central.

Creían en un ser superior, ‘Nilataj’, principio de la vida eterna y creador y en ‘Ajótaj’ de la ‘vida no plena’, representante de los muertos y de los animales carroñeros.

Su economía de subsistencia incluía traslados anuales sobre un vasto territorio donde cazaban, pescaban y recolectaban algarroba, chañar, porotos y mistol.

Un tercer grupo es el pueblo chané de lengua arawack asentado al sur boliviano y oriente cordillerano en el 500 a.C. Agricultores incipientes, de productos como: mandioca, maíz, batata, maní, algodón y porotos, cazaban con arco y flecha.

Debido a la proximidad de sus aldeas con los grupos andinos, aprendieron pastoreo, uso de fertilizantes, técnicas ceramistas, trabajo de metales y textilería rudimentaria.
Comunidad Wichi de Santa Victoria Este
Señora tejiendo chaguar
Comunidad Wichi de Santa Victoria Este
Señora tejiendo chaguar - foto: Lic. Soc. Betina Sánchez
Tallaron ídolos y máscaras de madera. Vivían en aldeas con casas de madera y paja; la familia era monogámica, poseían división del trabajo y realizaban trabajos comunitarios.

Los jefes mantenían el poder político y eran secundados por un consejo de ancianos.

En el 1400 d.C. llegaron los yaguareté-avá -hombres jaguar- denominados luego andinos: chiriguanos; eran guerreros de lengua tupí-guaraní que enfrentaron a guaycurúes, matacos e incas, sojuzgaron a los chané y les impusieron su lengua.

Fueron hábiles cazadores y pescadores, canoeros y horticultores itinerantes. Habitaban casas comunales, tenían una sociedad igualitaria regida por un jefe elegido por sus méritos y secundado por un consejo.

Con el tiempo conformaron el grupo chiriguano-chané; se produjo un intercambio cultural: los chané se encargaron de la producción agrícola y de las actividades artesanales y los chiriguano de las guerras y de la caza.

Booking.com



Booking.com




llanuras LitoralPrimeros Pobladores PreLitoralPrimeros Pobladores PreNoa